BUSCAR

5 mar. 2013

FRAGMENTO DE LA PRÓXIMA NOVELA "PATA DE CABRA", de Carmen Nani


Dibujo de Cristobal Reinoso, CRIST
para la portada de la novela
 PATA DE CABRA
La lluvia queda atrapada en algún nubarrón oscuro. El cielo sigue con ganas de llorar. Lucía se levanta del sillón para prepararse un café. Mientras piensa en lo que le contó la tía Tere sobre cómo la habían curado. Instintivamente se toca la espalda. Ahí están. Justo donde comienza la columna. Tiene esas siete marcas indelebles. Los pensamientos le llueven acompasados al ritmo de la cellisca. Revuelve el café. El contraste del calor de la taza le agudizó los poros de la piel. Percibió la humedad del ambiente. Sabe, en ese momento, que esa humedad ablandará su memoria.
Lucía no toma mucho café. Es dañino para su acidez. Cuando lo hace, le gusta batido y bien caliente; como el que saborea mientras piensa… “Así empezó mi vida: con la mácula indeleble de la pata de cabra; filigrana que me sirvió para justificar cada fracaso, cada equivocación, cada golpe imposible de prever. Marcada con el estigma de una maldición, viví a los tumbos aceptando como verdad la mentira más humillante. Reconocí cada crítica como un latigazo, cada valoración ajena como juicio certero, incuestionable. No importa de quién viniera; todo lo absorbía como esponja. ¿Por qué? Porque la primera persona que me rotuló, que me condenó, fue mamá. Me llevó casi toda la vida darme cuenta: recién nacida, había llorado cuarenta días y cuarenta noches porque la histeria de mamá, provocada por la depresión post- parto, impidió que le bajara leche. Por eso, al encontrarme con esos pezones yermos, primero lloré y después aprendí a rechazar. Su olor a vacío me provocaba angustia supongo, por eso chillaba y me retorcía cada vez que intentaba darme de mamar. Sin embargo, nadie veía a la beba que como único modo de manifestar lo que sentía, se arqueaba; la cabeza rígida hacia atrás como tratando de tocar los talones. No me veían a mí. Todos veían a esa beba que se rizaba como endemoniada. “¡La pata de cabra!”, exclamaron con horror. “Es la pata de cabra”.
Hoy yo puedo gritar ¡No fue la pata de cabra! ¡Fue dolor!, porque el primer rechazo que sufrí fue el de mi madre”. Toma el último sorbo de café y se queda apoyada en la mesada de la cocina. Desde ahí puede ver el retrato de su madre en el último estante de la biblioteca, que está justo enfrente, en el comedor. “Realmente, vieja, eras hermosa”. Al contemplar el rostro de su madre siente vergüenza. “Si entre vos y el tío hubo algo, no te hubiera condenado. Mucho menos, después de lo que hiciste para cumplir la última voluntad del viejo”. Percibe el sabor salado de sus lágrimas. “Cómo los extraño, carajo”. La imagen de su madre la invita a seguir recordando. Sin embargo, siente frío al comprobar que lo primero que recuerda no es para nada reconfortante.

12 comentarios:

Luz Nani dijo...

Siiiiii, se viene!!!! Bravoooooooo

Marisa Nani dijo...

Leí un fragmento de "Pata de cabra". Me impresionaron algunos párrafos porque me remiten a algunos recuerdos. Quiero tu libro y autografíado. Bravo por las Nani!!!

Graciela dijo...

wow, que expectativa!

Piel de lechuza dijo...

Hermanita de mi alma... por algo te llamás LUZ! Gracias por tu apoyo, tu crítica y ahora tu comentario...Un beso
Carmen

Piel de lechuza dijo...

Marisa, tan lejana y tan querida... si la querés autografiada.... No podés faltar a la cita!!!!
¡¡Te espero!! Un beso
Carmen

Piel de lechuza dijo...

Gra, espero alcanzar tus expectativas!!! Gracias por todo, amiga! Un beso
Carmen

María E dijo...

Iuuuujuuu! Se viene la novela!! Promete este comienzo. Y qué lujo el dibujo de portada!Deseo que de tan buena tengas que sacar cien ediciones.Quiero saber más, leerla de un tirón. Mucho éxito amiga, te lo merecés.

Piel de lechuza dijo...

Gracias ME! Vos sabés mejor qué nadie el trabajo minucioso, y de años, que tiene esta novela. Ojalá que al leerla, sientas, y sientan el mismo placer que yo sentí al escribirla.
Un beso,
Carmen

Anónimo dijo...

Leí el fragmento en el diario y por eso entre al blog... impresionante, hermoso cuento, me encanto! habrá que leer la novela!

Mònica dijo...

Impresionante la exactitud, especificidad,sencillez y profundidad de cada palabra, leí el fragmento de la novela tan detenidamente apreciando cada palabra que estoy ansiosa por ir a la presentación... Exitos! Mónica

Piel de lechuza dijo...

Gracias Mónica, Te espero el viernes así puedo redoblar mi agradecimiento por tu exquisito comentario,
Un beso,
Carmen

Piel de lechuza dijo...

A ese anónimo que descubrió el blog a través del diario GRACIAS! Ojalá puedas leer la novela, va todo mi amor en ella...
Carmen