BUSCAR

17 jul. 2014

EL PÈNDULO, microrelato de Carmen Nani

Era como un péndulo. Sus días transcurrían manteniendo el equilibrio, caminando por la cuerda floja. Huía. Buscaba el áncora que jamás encontró. 
El péndulo iba o venía, tenía opciones. Ella también podía elegir. Como el sol y la luna, el fuego y la nevada, las suyas eran  encontradas: consumirse en las llamas de un amor, pleno, pero prohibido, o morir entumecida en la escarcha de un amor indiferente, acostumbrado.
Debía quedarse junto a uno de los dos. ¿A cuál elegir? 
No pudo hacerlo. Siguió fluyendo por la vida, con la cada vez más tibia esperanza de que al detener su oscilar, el destino que le tocara, no fuera la nada, la vaciedad o el más brutal haber no-elegido.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Corto, Intenso cierto en muchas personas.
Un logro poder expresarlo en tan pocas palabras.
¡Felicitaciones!